Mi?rcoles, 04 de agosto de 2010

Semana 31. 216/149
Juan M? Vianney.

A finales del siglo XIX un charlat?n provocaba que las personas estallaran en carcajadas tras hacerles respirar per?xido de nitr?geno en una feria de EE. UU.

Uno de los curiosos, tras inhalar el gas, se hiri? al caerse de la tarima en que se encontraba, pero extra?amente no sinti? ning?n da?o. Un dentista que presenci? la escena relacion? el gas con la ausencia de dolor y al d?a siguiente hizo la prueba: respir? per?xido de nitr?geno y se hizo arrancar un diente. No not? nada.

El dentista Horace Wells acababa de inaugurar el uso de la anestesia.

.- Todas las "Historias extra-ordinarias"

.- Todos los cap?tulos de "Tantos hombres y tan poco tiempo"


Comentarios