Mi?rcoles, 01 de febrero de 2012

Semana 5. 32/334
Inocencia. Viridiana.

En el pasado, una nariz considerable solía ser signo de noble estirpe. Quizás porque los godos, un pueblo muy bien considerado, eran de narices robustas y sus descendientes conservaron dicho rango. Así las cosas, no estaba bien visto un hidalgo con escaso apéndice nasal, y sigue sin estarlo, aunque sea en sentido figurado gracias a la expresión que habla de "tener narices" para referirse a aquellos que son valientes.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios