Lunes, 30 de julio de 2012

Semana 31. 212/154
Pedro Crisólogo.

Alrededor de 1920, el escritor español Jacinto Benavente se encontraba a menudo asediado por damas que trataban de aceptara acudir a dar una conferencia en el Lyceum Club de Madrid.

El comediógrafo se las veía y se las deseaba para escurrir el bulto con todo tipo de excusas, a cuál más ingeniosa; pero ninguna servía para que las damas se desalentaran. En una ocasión de éstas, varias damas intentaban convencerle, y una de ellas llegó a decirle:

"- Vamos, don Jacinto, ¡pero si usted no necesita prepararse nada especial para nosotras! Usted llega, nos dice cualquier cosa, ¡y nosotras quedamos encantadas!"

Benavente, abrumado, intentó excusarse, rebatiendo semejante sugerencia:

"- ¡Pero señoras, yo no puedo ir allí a hablar a tontas y a locas!"

Los amigos de Benavente tuvieron que explicarle más tarde porqué las mujeres se marcharon tan indignadas.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios