Martes, 07 de agosto de 2012

Semana 32. 220/146
Cayetano.

En el año 1014, Basilio II de Constantinopla decidió acabar con una guerra que enfrentó a su pueblo con los búlgaros durante cuarenta años.

Para ello, cegó a la mayoría de sus 15.000 prisioneros y a otros 150 dejó sólo un ojo. Cada 100 prisioneros ciegos fueron guiados por uno tuerto en su camino de regreso a la capital de Bulgaria.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios