Viernes, 16 de agosto de 2013

Semana 33. 229/137
Roque.

De todos son conocidos los exagerados banquetes, a los que tanto romanos como griegos, eran aficionados. Antes de cualquiera de ellos se preparaban concienzudamente para aguantar el máximo posible y, entre otras cosas, acudían a las fiestas ornamentados con una corona de perejil en la cabeza. La razón es que estaban convencidos que esta planta absorbía los vapores etílicos y evitaba las borracheras.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios