Martes, 20 de agosto de 2013

Semana 34. 233/133
Bernardo.

En la antigua Grecia, las mujeres no comían con sus maridos, sino que permanecían recluidas en el denominado "gineceo", una habitación específica para ellas que estaba situada en la parte posterior de la vivienda.

Las únicas mujeres que podían sentarse a la mesa junto a los varones eran unas cortesanas de muy alto nivel denominadas "hetairas".

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios