Mi?rcoles, 08 de enero de 2014

Semana 2. 8/358
Máximo, Severino.

En abril de 1812 el ayuntamiento de Vitoria autorizó al francés Sebastiani la instalación en el Espolón de un circo de cuatro caballos de madera movidos por una rueda. La atracción infantil fue conocida con los nombres de los caballitos o tiovivo. El origen de este vocablo tienen que ver con un madrileño llamado Esteban Fernández. Éste se ganaba la vida con unos caballitos instalados en lo que hoy es el paseo de las Delicias. El 16 de julio de 1834, Esteban falleció de cólera, pero cuando era trasladado al cementerio saltó del ataúd gritando: !Estoy vivo! Desde entonces, su aparato de caballitos tomó el nombre de los caballitos del Tío Vivo.

.- Todas las Historias extra-ordinarias

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo


Comentarios