Jueves, 09 de agosto de 2018

Semana 32. 221/144
Edith.

Las ratas explosivas fueron una de las más ingeniosas ocurrencias que intentaron llevar a cabo los aliados durante la Segunda Guerra Mundial. Un oficial del cuerpo se hizo pasar por universitario y consiguió los roedores de un proveedor londinense. La idea era despellejarlas, abrirlas para llenarlas con explosivo plástico y volverlas a coser para después utilizarlas en los trenes o en las bases militares nazis, colocándolas cerca de las calderas, junto al carbón. En teoría, cuando los nazis las vieran, las tirarían al fuego y explotarían. Tenían poco explosivo pero las altas presiones de las calderas lograrían una explosión potente. Además de sorprender al enemigo, el plan consistía en destruir piezas clave de las infraestructuras alemanas y, de paso, insuflar el terror y la alarma tanto en los militares como en la población civil. Por otra parte, se consideró que el alto mando germano tardaría en darse cuenta de que las ratas provocaban las explosiones. Pero nunca se usaron. Un contenedor lleno de ratas muertas fue interceptado por los nazis y descubrieron la treta. Aun así, les hizo perder un tiempo precioso y les obligó a destinar personal a buscar más ratas explosivas, pues creyeron que la Europa continental podía estar infectada con esta particular bomba.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios