Viernes, 07 de septiembre de 2018

Semana 36. 250/115
Regina.

Cuenta la leyenda que Alejandro Dumas padre (1802-1870) se angustió cuando su “negro” principal (la persona que escribía las novelas que él firmaba) había muerto, ya que tenía una gran cantidad de relatos por entregar. Pero resulta que en el entierro del “negro” apareció el “negro del negro”, quien realizaba muchas de las tareas del primero -por supuesto, a cambio de una paga mucho menor-. Dumas respiró tranquilo, contrató de inmediato al reemplazo y pudo cumplir sus entregas “en tiempo y forma”. Se denomina “negro”, en su sentido literario, a la persona que escribe de forma anónima en provecho y lucimiento de otro -quien se lleva el crédito- y por común acuerdo. El término es de origen francés y surgió cuando se empezaron a producir de forma masiva las novelas por entregas –folletines- en el siglo XIX; se llamó négrier -‘negrero’- al que firmaba y nègre -‘negro’- a quien en realidad escribía. Se cree que en la acuñación del término influyeron los rasgos y ascendentes africanos del negrero más renombrado: Alejandro Dumas, quien fue hijo de un general mulato y una esclava negra.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios