Lunes, 24 de diciembre de 2018

Semana 52. 358/7
Nochebuena.

Aunque en la actualidad el término se refiere exclusivamente a las canciones navideñas que se cantan en esas fechas, los villancicos fueron, inicialmente, composiciones poéticas. Se desarrollaron a partir del zéjel, poema de origen arábigo-español inventado por el poeta ciego Mucáddam de Cabra. Un zéjel está formado por un estribillo de uno o dos versos, la mudanza de tres versos monorrimos y un solo verso de vuelta.
Los villancicos, por su parte, consistían en versos hexasílabos u octosílabos, acomodados de la siguiente manera: estribillo, de dos o cuatro versos; mudanza, constituida por una estrofa, a menudo una redondilla,1 vuelta o enlace, que consta de versos que repiten total o parcialmente el estribillo. Durante la Edad Media, el villancico era una composición muy popular entre el pueblo. Por ello tomó el nombre que proviene de villano; es decir, una persona que vive en las villas o las aldeas, que eran quienes acostumbraban cantarlo. Sus temas, meramente profanos, tenían que ver con los sucesos locales, los encuentros y desencuentros amorosos, la naturaleza, las labores en el campo, los lamentos por la ausencia de algún ser querido y hasta con confidencias.
En el siglo XVI, la Iglesia consideró buena idea acercar al pueblo a los misterios de la fe católica por medio de la música, de tal manera que comenzó a introducir los villancicos en las liturgias.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios