Jueves, 03 de enero de 2019

Semana 1. 3/362
Genoveva.

Los “zombies”, o “muertos vivientes” son, hasta cierto punto, reales. En la naturaleza existen algunas especies animales susceptibles de ser “zombilizadas” por ciertos tipos de hongos y parásitos que pueden modificar su comportamiento natural. Como el Ophicordyceps unileteralis, un hongo que ataca a las hormigas y a otros insectos. Al introducirse en ellos comienza a “controlar” su cerebro, luego su cuerpo, para después forzarlos a morder las hojas de los árboles de manera compulsiva hasta morir. De su cadáver crecerán tallos que más adelante expulsarán más esporas para esparcirse en el aire en busca de nuevas víctimas.

Incluso animales más complejos pueden ser transformados: las ranas de árbol, una especie endémica de Asia, pueden infectarse del hongo Batrachochytrium dendrobaditis, el cual provoca que su «llamada de apareamiento» sea más larga y efectiva, volviéndolas más atractivas.
Las ratas también sufren este mal cuando se contagian de la bacteria Toxoplasma gondii; una vez que ésta llega a su cerebro las hace sentir atracción por los gatos y permanecer próximas a ellos, por lo que acaba siendo comidos. El patógeno termina su ciclo de vida dentro del felino.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios