Lunes, 25 de febrero de 2019

Semana 9. 56/309
Cesáreo.

Hasta hace poco se pensaba que morder un lápiz era peligroso porque “contenía” cierta cantidad de plomo (un elemento químico que, de ser ingerido o inhalado es veneno); el hacerlo podía provocar dolor de cabeza, vértigo, estupor, hasta llegar al coma y luego a la muerte. Sin embargo, los lápices nunca han sido fabricados con plomo. Esta creencia tiene su origen en la antigüedad, pues durante dos mil años fue común afilar barras de plomo para elaborar dibujos sobre papiro y papel. La costumbre cambió cuando fue descubierto un depósito de grafito sólido en Borrowdale, Columbia, en 1564, y comenzaron a elaborarse lápices con pequeñas barras cuadradas de este mineral. En 1827 el estadounidense Joseph Nixon construyó una máquina que producía 132 unidades de lápices por minuto, y en 1890, aparecieron los “clásicos” recubiertos con madera pintada de amarillo —invento del praguense Joseph Hardmuth—; la finalidad del barnizado no era evitar las astillas sino indicar que habían sido fabricados con el mejor grafito de la época, el chino. El nuevo modelo pronto se reprodujo en Norteamérica y después en el resto del mundo con la versión de goma integrada.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios