Domingo, 03 de marzo de 2019

Semana 9. 62/303
Emeterio. Celedonio.

Después de recibir varias llamadas de su casero con quejas sobre retrasos en sus pagos, Hashimoto Kazuo, inventor con más de mil patentes, decidió no volver a contestarle personalmente. En 1951 ideó un prototipo que pudiera emitir un mensaje cuando recibiera la llamada y luego grabar la respuesta; lo denominó ansafone —una combinación de answer y phone—. En 1954 la mejoró y patentó y, para 1960, se convirtió en un instrumento «indispensable»: el contestador automático.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios