Martes, 19 de marzo de 2019

Semana 12. 78/287
José.

El detalle más pequeño puede cambiar el curso de una guerra. El castillo de Gaillard era la llave de las posesiones inglesas en Normandía. Cuando Felipe II de Francia lo asedió en 1204 vio que la fortaleza estaba bien defendido y el terreno dificultaba el asalto. Una letrina que sobresalía del muro le brindó a Felipe una oportunidad para asaltar el castillo. Uno de sus hombres se arrastró por el asqueroso pozo y entró por una ventana de la capilla, ayudando a otros a seguirlo. El castillo capituló rápidamente. No se registra si el rey estrechó la mano del soldado.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios