Jueves, 04 de abril de 2019

Semana 14. 94/271
Benito.

A lo largo de la historia, algunos animales han sido llevados a juicio. Quizá el caso más pintoresco es el que ocurrió en la localidad francesa de Autun en 1552. Las ratas de la zona fueron acusadas de diezmar los campos de cebada. Tras comprobar los indicios de delito, fueron citadas a juicio y, como era de prever, no se presentaron a la cita. Bartolomée Chassenée, abogado de oficio de la causa, denunció defecto de forma en el procedimiento por no haber sido notificada la citación adecuadamente. Argumentó que, dado que estaba en juego la inocencia o culpabilidad de todas las ratas de la comarca, no era suficiente con dictar edictos solo en la capital. Tras subsanar el defecto, se señaló una nueva cita a la que, lógicamente, tampoco las ratas acudieron. Chassenée sostuvo entonces que las distancias eran muy largas y que las presuntas culpables no podían llegar en el tiempo señalado. El joven letrado siguió esgrimiendo diferentes argumentos, hasta que el juicio se suspendió indefinidamente.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios