Viernes, 31 de mayo de 2019

Semana 22. 151/214
Visitación.

Hasta el siglo XIX, las novias rusas se enfrentaban a un reto doloroso en la noche de bodas. Con la ceremonia y los festejos ya finalizados, la pareja se retiraba a la habitación donde el novio había escondido el dinero en una bota y un látigo en la otra. De rodillas para retirar las botas de su marido a la vez, si la novia era "afortunada" de encontrar el dinero primero se lo quedaba, pero si encontraba el látigo, el pago eran unos latigazos. Tradicionalmente el látigo era un regalo ofrecido por el padre de la novia al nuevo marido. Simbolizaba que a partir de ese momento tenía que obedecer a su marido, al igual que había obedecido al padre antes de convertirse en esposa.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios