Jueves, 27 de junio de 2019

Semana 26. 178/187
Cirilo.

En los cementerios estadounidenses es fácil encontrarse con tumbas con un mismo nombre grabado en la lápida: John Doe o John Roe. Se trata de un alias ficticio que se utiliza para designar a un cadáver anónimo o a un testigo protegido que quiso ocultar su identidad, por ejemplo. En latín, cuando había que nombrar a alguien así se le asignaban las iniciales NN, de nomen nescio "desconozco el nombre". Todos los idiomas cuentan con una serie de términos que se refieren a una persona indeterminada. Por ejemplo, en Francia es Jean Dupont y Monsieur Dutand; en Inglaterra, Joe Bloggs; en Australia, Fred Nerk; en Rusia, Ivan Ivanovich; en la República Checa, Jan Nóvak; en Portugal, Sicrano y Zé da Silva; y en Polonia, Jan Kowalski. En España se recurre, con nombres y apellidos, a Pepito Pérez y Juan Español, aunque es más usual decir fulano o mengano, términos que provienen del árabe fulan "hombre" y man kan "quien fuese", y los utilizamos para referirnos a alguien cuyo nombre se ignora o no se quiere decir y para citar a alguien en general. Derivados de estos son, en femenino, fulana y mengana; con una sonoridad similar, perengano y zutano; o en diminutivo, zutanito y menganito. Y los hay compuestos: fulano de tal o mengano de cual. En Sudamérica también se utilizan otros alias, como Juan Pueblo, Perico de los Palotes o el Cumpa de Bolivia.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios