Viernes, 12 de julio de 2019

Semana 28. 193/172
Juan Gualberto.

A medida que envejecen, los cerdos machos o verracos se tornan más rebeldes, y se hace más difícil controlarlos. Cuando se enojan, emiten gritos a los que se ha dado el nombre de berridos (de verraco), palabra que dio origen a berrinche «enojo muy intenso», «especialmente el de los niños», dice el Diccionario, pero cabe suponer que también el de los cerdos. A partir de berrinche o de berridos, surgió en Salamanca el vocablo berretín, que denota «persona malhumorada». Esta palabra cruzó el Atlántico y fue adoptada en ambas márgenes del Río de la Plata con el significado de «capricho o deseo vehemente», pero con cierto matiz peyorativo. En los años sesenta y setenta, los guerrilleros tupamaros de Uruguay llamaron berretín a un tipo de escondrijo para armas y documentos que disimulaban en las paredes o en el piso de una casa.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios