Viernes, 23 de agosto de 2019

Semana 34. 236/130
Rosa de Lima.

La etimología de las palabras está sujeta a accidentes que las cambian para siempre. Por ejemplo cerrojo, palabra que viene del latín verruculum, el vocablo que significaba "barra de hierro". Lo natural y etimológicamente correcto es que hubiera evolucionado a verrojo, pero se contaminó por la palabra cerrar, que es al fin y al cabo para lo que se usa, y por eso decimos cerrojo y no verrojo.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios