Jueves, 12 de septiembre de 2019

Semana 37. 256/110
Dulce Nombre.

El primer antecedente de un diccionario es un simple listado de palabras acadias (lengua semítica) de Mesopotamia central que data del siglo VII a.C. No obstante, la tradición occidental de su elaboración empezó con los griegos en el momento en que la lengua había sufrido cambios y se hicieron necesarias ciertas explicaciones y comentarios acerca de algunas palabras. A estas obras se les llamó lexicones. Se compilaron muchos de ellos desde el siglo I de nuestra era hasta la Edad Media, cuando apareció la Suda bizantina, una especie de enciclopedia y diccionario que tenía la novedad de ordenar las entradas alfabéticamente. Los lexicógrafos son las personas capacitadas para componerlos y hay tantos como necesidades tengan sus destinatarios. Básicamente pueden ser normativos, etimológicos o descriptivos. Los primeros se basan en la norma, es decir, determinan qué puede decirse y qué no; los segundos se ocupan del origen de una palabra y de indagar de dónde provienen nuestros vocablos; los terceros se concentran únicamente en mostrar el uso.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios