Lunes, 16 de diciembre de 2019

Semana 51. 351/15
Adelaida.

El conocido como hueso de la risa no es un hueso como tal sino un punto del codo donde el nervio cubital pasa muy cerca de la piel, tanto que prácticamente queda desprotegido, sin esqueleto ni musculatura que lo cubran. Se sitúa por debajo del húmero, en una zona que, en la jerga médica, se conoce como epicóndilo medial, y darse un golpe ahí no es precisamente divertido. Sin nada que amortigüe el impacto, el nervio se aplasta contra el hueso. Cuando el porrazo es suave, se produce una extraña sensación, entre cosquillas y entumecimiento. Pero si es fuerte, sobre todo si se recibe con el codo flexionado y todo el nervio “a la intemperie”, notamos un dolor agudo, que llega al dedo meñique e incluso deja el brazo paralizado por unos instantes.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios