S?bado, 21 de diciembre de 2019

Semana 51. 356/10
Tomás.

En enero de 2017, la nigeriana Catherine Howarth dio a luz a su segundo hijo blanco. Es la primera mujer negra de la historia madre de dos críos de ojos azules y piel clara. Algo que es evidentemente posible. El color de la piel de una persona depende de la melanina. Los genes que regulan la secreción de este pigmento operan bajo dominancia incompleta, lo que significa que ningún rasgo domina sobre otro. Eso implica que todas las variantes genéticas que hereda una persona se expresan, debido a lo cual el tono de la piel es una mezcla de lo que dictan sus genes heredados. De ahí que existan mestizos de muy distintos grados. Y que muy pocas personas tengan la piel 100% blanca o 100% negra. Por otra parte, incluso una persona de piel oscura puede conservar algún alelo en su genoma que codifique un tono claro. Y como todo apunta a que existen, al menos, diez parejas de genes implicadas en la herencia del color de la piel, las posibles combinaciones de genes legados a la siguiente generación de una pareja interracial son numerosas. Aunque las probabilidades son bajas –una entre un millón–, es perfectamente posible que el hijo de una madre negra herede solamente alelos de piel clara que, combinados con los de un padre caucásico, como el marido de Catherine, darían lugar a un hijo blanco.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios