Martes, 04 de agosto de 2020

Semana 32. 217/149
Juan María.

Si vemos la sangre fuera del cuerpo humano, es roja, pero si miramos a los vasos sanguíneos debajo de la piel, parece azul. Hay quien piensa que la sangre desoxigenada que se transporta por las venas hasta el corazón es de color azul, pero no es cierto. El color de la sangre varía ligeramente en función de la cantidad de oxígeno que contenga, pero siempre es de tono rojo. Las venas parecen azules por la manera en que la luz penetra en la piel. Solo las longitudes de onda azules de la luz pueden recorrer todo el camino hasta las venas y reflejarse de vuelta hacía nuestros ojos, y por eso es el color que vemos.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios