Jueves, 13 de agosto de 2020

Semana 33. 226/140
Estanislao.

Steven Spielberg concibió su película E.T. El extraterrestre (1982) como un alegato por la diferencia, personificado por un achaparrado alienígena que se ve obligado a convivir con una familia disfuncional. Para hacer de extraterrestre, el equipo de la película desarrolló una criatura que costó 1.5 millones de dólares. El alienígena final era tan «tierno» que, en palabras del propio Spielberg, «sólo una madre podría amarlo». No pensaron lo mismo los directivos de la compañía Mars, que se negaron a permitir que sus populares golosinas m&m’s fueran utilizadas por Spielberg en la película, pues creían que el filme sería un fracaso. «E.T. es muy feo y asustará a los niños», sentenciaron. En lugar de m&m’s, el cineasta tuvo que usar Reese’s Pieces, de la marca Hershey’s, producto que multiplicó sus ventas cuando la película se convirtió en un éxito planetario.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios