Mi?rcoles, 02 de septiembre de 2020

Semana 36. 246/120
Antolín.

Hay multitud de hipótesis sobre por qué Hitler odiaba a los judíos, aspecto fundamental de la historia del siglo XX. Hitler explica en Mein Kampf que tuvo poco contacto con los judíos hasta que viajó a Viena con 17 años y que, al principio, su actitud con ellos fue respetuosa. Todo parece indicar que las amargas experiencias que vivió en la capital austriaca -donde pasó por la pobrza y fue rechazado en la Academia de Bellas Artes-, unidas al clima antisemita que ahí se vivía, al frente del cual se encontraba el propio alcalde vienés Karl Lüger, resultaron circustancias decisivas que condicionaron su decisión. Él mismo reconocería después que se marchó de Viena convertido en un "antisemita absoluto". Hay otros factores que podrían explicar esa visceralidad de Hitler. Uno de los que se han citado más es un posible origen judío de su padre Alois Hitler. Este fue hijo ilegítimo y podría haber nacido de la relación de su madre, sirvienta en la ciudad de Graz, con uno de los señores de una familia judía para la que trabajó. Aunque parece que esta historia no tiene base real, fue un rumor muy extendido ya en vida de Hitler. Otra hipótesis se refiere a un conflicto en su infancia. En Mein Kampf, Hitler menciona a un niño judío de su escuela. A partir de ese dato se ha especulado con que fuera Ludwing Wittgenstein, filósofo de comienzos del siglo XX, quien tenía su misma edad, acudió al mismo instituto en Linz y era de familia judía (aunque convertida al protestantismo). Como en l caso del padre, no hay nada que lo demuestre, aunque la coincidencia alimenta la historia.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios