Jueves, 31 de diciembre de 2020

Semana 53. 366/0
Silvestre.

En 1348 comienza a extenderse por Europa la peste negra. Ante el pánico que causaba, la gente recurrió a todo tipo de remedios desesperados. La enfermedad se atribuía al aire corrompido, de manera que las puertas y ventanas se mantenían cerradas, se quemaban las sustancias aromáticas y todos los que se atrevían a salir llevaban esponjas empapadas en vinagre. Por todas las partes se buscaban chivos expiatorios a quien culpar de la enfermedad: los leprosos, los ricos, los pobres y los más populares, los judíos, hasta el punto de que el papa Clemente VI tuvo que publicar una bula declarando a los judíos inocentes de provocar la enfermedad. Evitar una vida impura y purgar pecados ocultos se convirtió en una obsesión, y estallidos masivos de flagelantes barrieron Alemania, los Países Bajos y Francia. Los flagelantes, que evitaban compañía de mujeres, realizaban sesiones ritualizadas y sangrientas que buscaban purgar no solo sus propios pecado, sino cargar con los pecados del mundo y así evita la plaga y la aniquilación de la humanidad.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios