Mi?rcoles, 09 de junio de 2021

Semana 23. 160/205
Efrén.

Los peces están bien adaptados para vivir y ver en condiciones subacuáticas oscuras. Gracias a sus grandes ojos convexos pueden obtener más luz a gran profundidad. Pero, a diferencia de los ojos humanos, la luz no se refracta ni se dobla cuando entra en la córnea. De hecho, la refracción se produce cuando la luz pasa a través del cristalino interno esférico, que es mucho más grueso que el de una persona, y como resultado refracta más luz. El cristalino del ojo de un pez también tiene un tamaño fijo; por eso para enfocar objetos cercanos o lejanos se mueve hacía atrás y hacía adelante en lugar de cambiar de forma.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios