Martes, 13 de julio de 2021

Semana 29. 195/171
Enrique.

Resulta curioso comprobar la variedad de nombres que pueden llevar algunos objetos de uso cotidiano. Por ejemplo, el de las zapatillas deportivas varía según donde nos las pongamos. En Andalucía se conocen como tenis porque, efectivamente, al principio se utilizaban para practicar ese deporte. Los madrileños prefirieron denominarlas playeras o deportivas, mientras que en Cantabria se las llama espáis, un vocablo que probablemente viene de la pronunciación inglesa del término spikes, las zapatillas de clavos usadas por los futbolistas profesionales. También son habituales dos nombres comerciales: las bambas, que proviene de Wamba, y las maripís, término usado en muchas zonas de Aragón y que tiene que ver, según parece, con una vieja marca de zapatos: Maripí.

.- Todas las Historias extra-ordinarias.

.- Todos los capítulos de Tantos hombres y tan poco tiempo.


Comentarios